Plan Alconafta en Argentina

Breve reseña del plan Alconafta en la Argentina ¿En qué consistía? ¿En qué lugares del país se implementó? ¿En qué época se llevó a cabo? ¿Sigue vigente? ¿Producía beneficios? ¿Cuáles?

 

El plan Alconafta nació en 1978, con la idea de adicionar etanol a las naftas. Su producción masiva comenzó tres años más tarde, generando un corte con 15% de alcohol etílico y el resto nafta común.

El etanol puede utilizarse como combustible para automóviles por sí mismo o también puede mezclarse con gasolina en cantidades variables para reducir el consumo de derivados del petróleo. El combustible resultante se conoce como "alconafta". Dos mezclas comunes son E10 y E85, que contienen el etanol al 10% y al 85%, respectivamente.

Tucumán comienza el consumo masivo de alconafta común, una mezcla con 12% de alcohol etílico y el resto nafta común, lo que da por resultado un combustible de 83 octanos capaz de reemplazar totalmente el consumo de nafta común a partir del 15 de marzo de 1981. En el período que se extiende hasta el 1º de mayo de 1983, la experiencia que se acumula en los distintos eslabones de las cadenas de distribución de combustibles permite el lanzamiento de la alconafta super sin mayores problemas.

En el mes de abril, previo al lanzamiento de la venta obligatoria de alconafta común y especial, durante 16 días, tres automóviles, con motores de la mayor compresión que cada marca comercializaba, funcionaron accionados con alconafta super recorriendo sin solución de continuidad 20.000 kilómetros. Destapados los motores empleados en la prueba y comparados sus estados con el de otros de igual fabricación e idéntica cantidad de kilometraje, cedidos por usuarios particulares, que usaron nafta super sin la mezcla de alcohol, se comprobó el total éxito de la prueba.

El 20 de septiembre se incorporan al plan alconafta las provincias de Salta y Jujuy con lo que se dio por finalizada la primera etapa, cuyo objetivo era el de absorber los excedentes de alcohol de melaza, sin realizar ninguna extensión de los cultivos de la caña de azúcar.

En diciembre del año 1984 se agregan las provincias de Catamarca y La Rioja, y en marzo de 1985 la provincia de Santiago del Estero quedando de esta forma toda la región NOA integrada al consumo obligatorio de alconafta super y común.

El objetivo de esta segunda fase era aprovechar totalmente la capacidad de destilación, con posibilidad de eliminar parte de la exportación de azúcar, si los precios internacionales eran desfavorables. Además se preveía la posibilidad de la molienda directa de caña de azúcar en el norte para la obtención del alcohol destinado a la mezcla.

El 30 de septiembre de 1985 se sanciona la Ley 23.287 que Declara de Interés Nacional, la producción de alcohol etílico, hidratado o anhidro, con destino a su uso como combustible para motores:

(http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/20000-24999/23981/norma.htm )

 

El 30 de octubre de 1985 se integran al plan las provincias de Santa Fe y Entre Ríos. Desde esta fecha hasta principios de 1987 siguieron incorporándose las provincias de las regiones Litoral y NEA, quedando en total 12 provincias integradas al plan. El objetivo de esta tercer etapa era aprovechar totalmente la capacidad de molienda, eliminando toda la exportación de azúcar o incorporando otras materias primas aptas para producir alcohol con aceptable relación energética. Se preveía la posibilidad de incrementar la capacidad de destilación y deshidratación.

En el año 1987 las 12 provincias integradas al plan consumían aproximadamente 250 millones de litros de alcohol anhidro por año, y se estimaba que la industria y el cañaveral existentes poseían capacidad para producir 450 millones de litros de alcohol.

También, es importante señalar que la alconafta era económica en la medida en que el Estado renunciaba al impuesto a los combustibles sobre el 15% de alcohol contenido en la mezcla, es decir la alconafta estaba subsidiada.

Contrariamente a lo que suele creerse, en la combustión, el etanol produce más gases de efecto invernadero que la gasolina.

Sin embargo, el proyecto fue decayendo hasta llegar a desaparecer. El factor que determinó su muerte fue el alto costo fiscal que le generaba al gobierno de Raúl Alfonsín, que sumado a la falta de actualización en los precios que fijaba la Secretaría de Energía para el alcohol, llevó a que el negocio perdiera rentabilidad. En los años siguientes existieron varios intentos de reflotar la iniciativa. 

Los principales beneficios que puede ofrecer el etanol son las ventajas medioambientales y económicas a largo plazo en contraposición a los combustibles fósiles. Se obtiene fácilmente del azúcar o del almidón en cosechas de maíz y caña de azúcar. Sin embargo, los actuales métodos de producción de bio-etanol utilizan una cantidad significativa de energía comparada al valor de la energía del combustible producido. Por esta razón, no es factible sustituir enteramente el consumo actual de combustibles fósiles por bioetanol.

 

"Bs. As.: En pocos días más las provincias que comercializan alconafta en nuestro país podrían volver hacerlo a partir de un acuerdo que ha logrado el ministerio de Economia con las empresas que están en la refineria de este combustible. Surge luego de la reunión que mantuvieron algunos legisladores como en el caso del diputado Diaz Lozano con el ministro Cavallo, pero justamente es el legislador quien daba los detalles de este encuentro. Declaraciones del diputado Julio Diaz Lozano. (Nestor Sclauzero)"
Fecha: 12/4/1991
Duración: 1 minuto 14 segundos

https://www.youtube.com/watch?v=mv5_3JCgyW0

 

 

Julio Diaz Lozano venta de alconafta en Argentina 1991

27. Jun, 2017

EXPORTACIONES DE BIODIESEL

http://biodiesel.com.ar/11429/biodiesel-argentino-lidera-las-exportaciones-de-energia
Por primera vez en la historia, el biodiésel lideró las exportaciones de energía del país.El biodiésel, en el primer lugar del podio de las ventas de energía del país.

Según un informe del Instituto de Estudios Económicos y Negociaciones Internacionales de la Sociedad Rural Argentina (SRA), entre mayo de 2016 y abril de 2017 las exportaciones de biodiésel lideraron, por primera vez en la historia y con un incremento del 114%, las ventas argentinas de energía.

“En el período analizado, el biodiésel representó el 40% de las exportaciones argentinas de energía y significó un ingreso al país de 1325 millones de dólares. Entre mayo de 2015 y abril de 2016 las ventas externas de este producto habían alcanzado los 620 millones de dólares y equivalían al 24% de la exportación total de energía del país”, señaló.

De acuerdo al trabajo, en el ranking luego siguió el rubro “carburantes, grasas y aceites”, con ventas por 922 millones de dólares. En el período anterior, esta última categoría había ocupado el primer lugar de las exportaciones de energía, pero ahora fue desplazada por el biodiésel.

El petróleo crudo descendió del segundo al tercer lugar con un valor de exportaciones de 692 millones de dólares, entre mayo 2016 y abril 2017.

Los principales destinos del biodiésel argentino son Estados Unidos, Perú y Panamá. Según el reporte, entre mayo de 2016 y abril de 2017 se exportaron 1,7 millones de toneladas de biodiésel que requirieron 9 millones de toneladas de granos, el 16% de la producción nacional de soja.

Fuente: La Nación

Un saludo,

Lautaro Nahuel Avalos
20. Jul, 2017

Centrales Hidroeléctricas

El agua es la principal fuente de energía renovable de la que dispone la Argentina. El movimiento del agua de los ríos o de las crecientes y bajadas de las mareas genera energía hidráulica, que es aprovechada para producir corriente eléctrica. Para aprovechar esta energía que produce el movimiento del agua se construyen represas, es decir, obras (generalmente de grandes dimensiones) que contienen o regulan el curso de las aguas. Las represas están acompañadas de instalaciones que transforman la energía hidráulica en electricidad y, en conjunto, forman una central hidroeléctrica. Estas son de dos tipos:
 
·         Centrales de pasada. Son aquellas que utilizan el agua mientras ésta fluye normalmente por el cauce del río. Generalmente se construye una presa (estructura que sirve de barrera que impide el curso del agua) con el objeto de mantener un desnivel constante en el caudal del río. Como el caudal de agua varía a lo largo del año, las centrales producen su máxima potencia cuando las lluvias son abundantes.
 
·         Centrales de agua embalsada. El caudal de agua de los ríos afluentes es retenida en un embalse o lago artificial a través de la construcción de una presa, lo que permite la regulación del caudal. El agua retenida es conducida mediante conductos especiales que la dirigen hacia las turbinas que producen la energía eléctrica.
Además de la generación de energía eléctrica, los aprovechamientos hidroeléctricos tienen también otros propósitos, como el control de crecidas, el riego, la provisión de agua potable o el desarrollo de actividades turísticas.
 
En la Argentina hay más de 70 centrales hidroeléctricas de distintos tamaños. Las más grandes tienen mayor capacidad de generación de energía eléctrica y están formadas por grandes diques y embalses.